Blogia

Paranoias de una friky

Porqué me casé por la iglesia siendo agnóstica

Algunas de las razones son que las fotos han quedado preciosas, mucho más que si las hubiera hecho en el juzgado. El cura es bien simpático y además casó a mis abuelos, me dio la comunión y bautizó a mi hermana. La iglesia está al lado de mi casa y el aparcamiento era fácil para los escasos invitados.

Bueno, podría poner mil tonterías más. Pero la razón principal es que yo no creo en la justicia, ni el politiqueo de los ayuntamientos, ni en esas mierdas. Sobre dios, pues eso, soy agnóstica. Pero en la justicia bien claro tengo que no existe, así que para mí sería una contradicción enorme y mayúscula casarme en un juzgado delante de un juez de paz o de un concejal, que asco supremo.

Si ya lo tenía claro, uno de los sucesos que me ha atormentado últimamente y me ha empujado al consumo de ansiolíticos me ha terminado de reafirmar en mi opinión. He tenido una breve relación laboral de mes y medio en este tiempo, trabajando de lunes a sábado, mas de 50 horas a la semana, e invirtiendo en el transporte dos horas al día. Pero daba gracias: el trabajo es dinero, y si pensaba en que cobraría aunque fuera una miseria cercana al salario mínimo, todo parecía menos terrible.

Pero no cobré, nada. Los papeles para cobrar el poco paro que me queda no llegaban. El mamarracho que me contrató estaba ilocalizable.

Ante ese panorama, la cosa estaba clara, denunciar. Esa denuncia, ese abogado, ese acto de conciliación al que no se presentó nadie de la parte contraria, me costó 250 euros. Una cantidad que a alguien que lleva 2 meses sin cobrar que se convirtieron en 3 por el retraso de los papeles del paro, le cuesta pagar. ¿Donde está el derecho a la justicia? Después de ese acto estéril, queda el juicio. A finales de Octubre estamos citados. Fogasa se hará cargo de ese pago porque el tío se ha declarado insolvente, no sabemos en qué año cobraré. Tendré que pagar también ese otro juicio, 300 y pico euros esta vez. El mamarracho cuelga fotos suyas en internet en un yate, en marbella, con esa cara de subnormal que el señor le ha dado. Yo lo torturaría hasta que me suplicara la muerte, pero en ese caso estoy segura de que la justicia actuaría más rápido.

He estado atareada estos meses atrás, con el viaje, con la boda, con la siesta, y con muchas otras cosas que realizaba por gusto y no por obligación. Siempre he tenido algo de tiempo para internet, eso sí. Y hoy me ha apetecido volver a escribir en esta bitácora semifantasma.

Después de comer he tenido una tentación enorme, meterme una cereza por el culo. Parecía tan brillante, tan suave, tan pulida... no sé, son cosas que pasan.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

You can do it

Llevo un mes y pico haciendo ejercicios de Insanity, que es una cosa muy movida que cansa con solo verla. Los parados es lo que tenemos: o haces algo que te entretenga y te mantenga ocupado, o te cuelgas de un pino ante las perspectivas de futuro.

Tiene algo que engancha, uno hace el test de inicio para probar y al dia siguiente tienes que empezar el programa de ejercicios, una fuerza superior te levanta de la silla y te empuja a brincar al ritmo del monitor y los acompañantes (quien dice el día siguiente, dice cuando las agujetas de test te dejen moverte). Cuando llevas una semana puedes hasta acabar los videos al ritmo de los participantes. Al principio piensas que no podrás, pero sí. Hay que tener algo de hábito de ejercicio antes de ponerse con esto, pero si no se tiene, no pasa nada, uno va a su ritmo y hace los descansos cuando tenga que hacerlos, con los días logras acompasarte a los descansos que hacen los del video. Hay un video sin descansos, pero ahí está el encanto de esto. El primer mes es fuerte, pero el segundo ya es para cagarse.

En cuanto a la pérdida de peso, he leído en la báscula la friolera de medio kilo menos, y un aumento increíble de la resistencia y la flexibilidad y... oh prodigio, un atisbo de cuadraditos en el abdomen, para ganar musculo también procede. Supongo que si a uno le sobra peso de verdad sí que se nota la pérdida, ya que este programa de ejercicios se basa en la pérdida de grasa y si lo acompaña de alimentación adecuada también. Yo es que tengo hambre todo el rato, increíble me parece ese medio kilo menos con el trasiego de alimento que tengo todo el día.

 

Tiene algo de adictivo. El torrente de endorfinas que provoca el ejercicio es el factor más importante.Aunque no hay que olvidar los consejos que van apareciendo en pantalla durante los videos: descansa cuando lo necesites y conoce tus límites.

 

Hablar de esto con la gente de mi entorno es como predicar en el desierto, no logro entusiasmarlos ni hacer que se unan a esta especie de secta, ellos se lo pierden. Así que os ilustro, oh fieles seguidores de mi blog. Hagamos duelos de resultados de fit test!

Hay que poner una mantica o algo debajo para que el vecino de debajo no entre en furia asesina con ciertos movimientos. Pero si tiene huevos, que suba y vea mis brazos, muahahahaha!!!

Hogar, dulce hogar.

Todas las llamadas que esperaba en el post anterior se han producido. Todas menos una, todavía no me han llamado para empezar a trabajar en ningún sitio. He hecho algunas entrevistas. Sin éxito. A cada cual más subrealista y estrafalaria.

Pero no es eso de lo que quería hablar, lo más importante para mí en estos momentos es que ya tengo las llaves de mi nuevo hogar. Mi casa (y la de mi amado).

Cada cosita que compramos para amueblarla me hace una ilusión suprema, es la casa más bonita que he visto. Pero su hermosura no está en los cimientos ni en las paredes, sino en las sensaciones y emociones que me provoca estar allí con Fer.

Parecía que no llegaba nunca el momento, y al final llegó. El cambio de la casa materna a mi hogar no me supone ningún tipo de trauma, al contrario. Me llena de un gozo inconmensurable.

Más que el agua o la luz, me preocupaba el proveedor de internet. Ya está solucionado.

Ring ring.

Es duro esperar una llamada telefónica que nunca llega, o que se hace de rogar. Llevas el movil siempre contigo, crees escucharlo sonar, no lo apagas a la hora de la siesta... pero así, todo cuidado por no perder una llamada es inútil, porque esa llamada no se produce.

Y cuando son varias llamadas las que uno espera, ya es el acabóse. La de la empresa que te despidió para decirte que acudas a recoger el finiquito. La de la inmobiliaria para decirte que firmes las escrituras. La del banco. La del cura para concretar detalles de la boda (en otro post explicaré el porqué de una boda por la iglesia siendo agnostica). Y la más deseada, la de alguien ofreciéndote un trabajo.

Esto me recuerda a cuando tenía 17 años y esperaba la llamada del rollete del día anterior para decirme que quería volverme a ver, que incluso lo ponía en silencio para no morirme de ansiedad, y si veía luego una llamada llamarlo yo.

Seguiré esperando, sentada por si acaso. Para que me llamen de un trabajo, el rollete de aquella noche que nunca llamó ya me da igual.

Another brick in the wall.

Queridos amigos, ahora yo también soy una más de los numerosos parados de este nuestro derrumbado país. A la incertidumbre acerca del futuro, la depresión, el desánimo, la ansiedad, la sensación de inutilidad, la rabia, el desconcierto (sentimientos por desgracia familiares a la gran mayoría de los que están en mi situación) se le suma un sabor amargo por el nefasto trato que me ha dado mi empresa después de tanto tiempo. Se puede resumir en que los que no tenemos enchufe hemos salido los primeros, a pesar de ser mil veces más eficaces, rápidos y competentes. No solo yo, que para qué voy a decir otra cosa, hacía mi trabajo de forma correcta y diligente. Otra chica también era bastante eficiente, pero oh desgracia, ni familiar ni amiga de ningún encargado, lástima.

Aparte de eso, ni un lo siento mucho, ni un hasta luego, ni un ójala podamos contar contigo en un futuro. Son frases hechas, pero que me hubieran ayudado mucho. Nada de eso, al contrario. Palabras déspotas y crueles. Que les vaya bonito, en fin.

Todo son cambios para mí ahora, cambio de vida, cambio de ingresos, cambio de techo bajo el que vivir, próximo cambio de estado civil. Algunos me hacen ser feliz, y otros me asustan hasta niveles extremos.

Me he lanzado a buscar trabajo, nada de mecerme sobre mi misma y gemir. Bueno, uno puede gemir todo lo que quiera, que el derecho al pataleo es universal, siempre y cuando al rato se suene los mocos y salga a la calle a buscar empleo, o salga a internet, mucho más acogedor que el tenebroso mundo exterior, donde va a parar.

He dicho a todo el mundo que conozco que busco trabajo (via facebook, acaso alguien pensaba que me gusta hablar con la gente de carne y hueso?), me he registrado en decenas de páginas de empleo, he entregado currículums por doquier y he maileado cual spammer cientos o miles de direcciones de empresas. Cuando digo cientos, no es una forma de hablar, y probablemente el millar lo alcance pronto.

Mi estrategia para buscar trabajo, es coger una metralleta y disparar a todo lo que se menea, que a algo le daré. No digo que sea la mejor, pero es la única que se me ocurre.

Deseadme suerte, porque justicia no me sirve.

Oasis

En medio de un naufragio, de un puto infierno, de repente encuentro una isla. Donde nadie me va a importunar; con sus palmeras, sus riachuelos y todo el atrezzo. Y con la compañía de ese hombre por quien daría todo. Cuando me mira lo veo por dentro, y veo que está ahí, que es real. Que es quien ha sido siempre. El cielo se abre y nos absorbe, pero seguimos en la tierra, ¡oh! en esa cama que hace las funciones de isla y donde nos sentimos a salvo. Porque estamos juntos. No hace falta hablar cuando tenemos la piel para que lo haga por nosotros.

Podría intentar describir cómo me siento con mil palabras, con mil frases, y aun así no sería una transcripción exacta de cómo me siento a su lado. Paz, calma, amor. Paraíso.

Pensamientos otoñales

Hay quien siempre se está quejando de la rutina, de que está aburrido del mismo trabajo, la misma pareja, la misma casa y los mismos quehaceres. A mí me pasa lo contrario. Me gusta la rutina, joder, me tranquiliza saber que el mes que viene es probable que pueda estar haciendo lo mismo que hoy, sentada tranquilamente frente al ordenador y degustando una tarta de queso hecha por mí, siguiendo siempre la misma receta. Si algo es bueno, y te gusta, ¿porqué cambiarlo?

Me gusta conservar la misma pareja desde hace años, y me gustaría hacerlo para toda la vida.

Paz, serenidad, tranquilidad de saber que lo que quieres y tienes va a estar ahí mañana también...

Miedo a perderlo.

Reto conseguido, ahora a por más.

Queridos amigos, por fin soy capaz de hacer este ejercicio. Tres repeticiones. (Bueno, dos bien hechas y una un poco guarra) No es cosa baladí, y si no probad a engancharos de una barra de estas en un parque y subir para arriba con mis muñecas de jilguero. Cuando empecé a hacer ejercicio jamás creí poder llegar a conseguir subir una sola vez, me enganchaba de la barra y me quedaba como un jamón colgando.

El reto es llegar a hacer muchas más, ¿porqué no?

Da penica cuando cierran un sitio al que vas habitualmente. Pasa por la puerta, ves el cartel de "se traspasa" y se te pone un nudo en el estómago. Te das cuenta de que los sitios cierran, los locales se traspasan y... la gente se muere.

Cierran este mes mi pub favorito. Ahí he tomado muchos chupitos, me he pillado algunas borracheras muy hermosas y he estado hasta las tantas riéndome, hablando... además tiene una decoración muy original ambientada en el cine que me encanta.

No es que fuéramos siempre a ese, pero a mí me gustaba mucho. Además el camarero era muy agradable y nos hacía descuentos o nos invitaba a consumiciones. Bueno, sigue siendo agradable, que el pub cierre no hace que entierren al camarero, pero irá al paro el pobre, supongo :(

Un brindis por él, por las risas que me he echado en ese local, y por todo lo demás...

 

Si no lo pongo, reviento.

Si no lo pongo, reviento.

Éste. De momento, y sin el volante de delante.

Éste. De momento, y sin el volante de delante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Blanca y radiante va la novia.

Blanca y radiante va la novia.

Me he estado probando hoy vestidos de novia. Eso quiere decir que me caso, no que se me haya ido la almendra y ese vaya a ser mi nuevo uniforme para salir a la calle.

Esta feo que lo diga yo, pero que guapa estaba, cojones.El que me ha gustado, en el catálogo era bonito pero a la modelo no le queda exactamente como queda luego puesto, parece soso, cuando me lo he visto en mí tan elegante, tan blanco y tan bonito... no lo he comprado todavía, falta un año... y me quedan tiendas por ver, más vestidos por probar, pero era ese. No voy a negar que miraba la tela de la zona de la barriguita y pensaba qué arreglo podría tener eso si dentro del vestido en lugar de uno fuéramos dos.

Mi futuro esposo está mirando paginitas por internet para ver el protocolo y todo eso, me quería regalar un anillo de compromiso y yo le dije que ya tenía uno y luego la alianza, que con esos dos me es suficiente y que no me gusta llevar tantos anillos. Se puso triste el pobrecillo, pero es que no hay que volverse locos con gastinas. De todas formas no me ha pedido que me case con él, sino que llevabamos pensando casarnos un tiempo, y un dia dijimos, venga, va, en junio del año que viene. Y ya está decidido, ¿para qué más gaitas?

En realidad, la hipoteca que firmaremos mientras ni suena música de fondo, ni llevamos trajes especiales, une más que una boda y es más difícil de deshacer; celebraremos con una cenaca entre los dos también ese día, cada vez más próximo...

Los preparativos me resultan entretenidos: mirar opiniones por internet, leer historias sobre otra gente que lo ha celebrado en los sitios que me gustan, pedir información por mail a restaurantes, visitar uno de los que barajábamos como primera opción y coincidir al salir en que no nos gustaba nada a ninguno de los dos... la verdad es que lo estoy haciendo casi todo yo, porque entre que en el trabajo no tengo nada que hacer y casi todo lo gestiono desde allí, y que él trabaja el doble de horas que yo y no tiene tiempo para nada...

Centrarse en los aspectos organizativos y materiales puede llegar a impedir pensar en el objetivo principal de esta farándula: unirte legalmente a la persona que amas para toda la vida. Es emocionante, qué cojones.

Hay menstruaciones que duelen más emocional que físicamente.

Riesgo siempre corremos cuando nos corremos, pero cuando ese riesgo se corre en el día más adecuado para que una nueva vida ser forme y uno sueña con la cara que tendrá esa vida y luego las ilusiones se van al garete por el retrete, pues jode, para qué nos vamos a engañar.

Hemos decidido no ponernos en serio hasta que nos den la casa al menos en 4-5 meses como mínimo, como máximo hasta casarnos, año y poco. Pero sabemos que es posible que la flauta suene antes del concierto.

Cuando me vino la regla lo primero que pensé fue: bueno, mejor un poco más adelante, que hacer una mudanza estando de 5 meses no es lo ideal. Pero por otra parte sentí una pena enorme, que además no exterioricé en el momento y se quedó ahí madurando unos días. Él sabía que yo estaba algo triste por eso, pero yo no quería que supiera que me sentía tan mal, porque no quiero agobiarlo, ni que cada vez que follemos piense que estoy pensando en que me fecunde en lugar de en correrme. Me dijo que lo que más sintió fue alivio, pero por otra parte también se sintió desilusionado, porque como habíamos hablado de como sería ya se había imaginado cuidándonos a los dos y en su nueva vida, y también tenía ganas.

  Ayer salió lo que guardaba, y lejos de asustarse y coger carretera y manta, me comprendió y me consoló, y dijo que le emocionaba mucho que me sintiera de esa manera y que seguro que seríamos unos buenos padres pronto. Seguiremos comprando papeletas para la lotería.

Me agradó el hecho de que un amigo suyo le sugiriera irse a un bar de camareras en topless. Bueno, ese hecho no me agradó especialmente, lo que me agradó fue que él le dijera que no, que estaba bien conmigo y que no quería ir allí. Para reforzar su negación, dijo que en esta ciudad lo conocía mucha gente y no queria que lo vieran por allí. Esa excusa me pareció innecesaria habiendo dicho la primera, pero bueno, supongo que tampoco estuvo de más. Su amigo no entendió mucho que no fuera, porque ese bar en realidad no es un puticlub, sólo que las camareras están desnudas de cintura para arriba, no tiene apartados ni habitaciones ni nada, pero es que el colega es para echarle de comer aparte, pero no insistió cuando le dijo que no. Pero el sabía que me dolería que lo hiciera y no quiso ir, lo que a mis ojos le honra.

Obviamente esto no ocurrió conmigo delante, me lo contó después. Sentí una mezcla de rabia, alivio e infinito amor, porque si hubiera querido ir no me habría contado nada.

Qué emotivo todo. Que la persona que amas te diga que quiere que seas la madre de sus hijos siempre emociona.

Curioso el aberrunto sentimentaloide que me dio el otro día, ahora pienso en el sujeto del post anterior y lo único que se me viene a la cabeza es ésto.

-¿Quien es? -Soy yo. -¿Que vienes a buscar? -A tí. -Ya es tarde...

Ahora ya puedo escuchar esta canción, que antes no podía cuando me acordaba de este elemento.

 

"Sólo una palabra se hubiera llevado el dolor.
con el beso amargo de aquel licor,
hubiera bastado, mi amor..."

 

Me he cruzado por la calle con un noviete que tuve hace ¿diez, once años? y nuestras miradas se han cruzado, nos hemos reconocido. El está mucho más guapo, pero ha perdido ese aire pueblerino que me dio morbo en su día. He seguido mi camino sin mirar atrás. Acabamos un poco mal, no por nada especialmente grave, sólo por esas cosas de la edad (me siento como la abuela cebolleta...). Yo le quería, a él yo solo le gustaba... esa fue la tónica general de todas mis relaciones adolescentes, ¡con un par!

Lo pasé bastante mal cuando terminamos (el dolor del amor adolescente, fuerte y breve...) y cuando me recompuse dos o tres meses después gracias en parte a florecillas que iba cogiendo en pubs de mala muerte, él quiso volver conmigo. Yo estuve a punto de hacerlo, pero una amiga no me dejó; no es que me atara a un poste para impedirlo, sino que me convenció con palabras y razonamientos acerca de lo mal que él me había tratado, lo poco que le importó mi sufrimiento y el ridículo tan espantoso que hice suplicandole que no me dejara mientras chilloraba borracha delante de 10 personas en un botellón. Se lo agradezco, mucho. 

Unas horas después de ese encuentro me ha llamado por teléfono. Conserva mi número. Sorprendente...

Tras decirme quien era, decirme que sabía que lo había reconocido y preguntarme que qué tal andaba, quería que quedáramos alguna noche del fin de semana para tomar algo y recordar viejos tiempos. No se refería a los abrazos en el sofá, tampoco a la manera en la que le acariciaba el pelo. Se referia obviamente a aquel coito conejero que tuvimos tras dos eyaculaciones previas: una cuando me bajé las bragas (y no se estilaba la depilación en aquella época) y otra al ponerse el preservativo, aquello de lo que ni me enteré físicamente, que a mí me supo a gloria por lo mucho que lo quería.

No hay sexo en esta historia, le he dicho lo feliz que estoy con mi pareja, y me he despedido con un "cuídate, un beso". Sigo agradecida a mi amiga por abrirme los ojos e impedir que la huella emocional fuera más grande.

Y mi deseo de que se cuidara era sincero, como el amor que sentí por él en aquella época. Es curioso porque cuando pienso en algunos de mis chicos del pasado, no siento odio, aunque me hicieran daño. Siento cariño por ellos, por casi todos ellos. No es amor, obviamente, pero sí es un gran cariño. Y deseo que les vaya bien.

Sí que me hubiera gustado quedar con él, hablar de cómo le va, y darle un abrazo. Pero el sentimiento no es mutuo, él dudo que albergue ese sentimiento infantil y puro que tengo yo, y  busca otras cosas que yo no voy a ofrecerle, así que lo dejaré ahí, en un recuerdo. Otra de las razones es por respeto a mi amado Fer, por salud emocional no le haré jamás lo que no quiero que me haga a mí, y yo me moriría si quedara a tomar un café con alguna amiga del instituto.  Intentaré quedarme con lo bueno que tuvimos, y aprovechar lo que he aprendido de mis fracasos, coño.

 

I´ve got a feeling...

A veces presientes algo, pero te da miedo decirlo o escribirlo por si estás equivocado y se te queda cara de gilipollas. Pues eso.

El otro día visioné algo tal que así a pocos centímetros de distancia:

 

Y me puse cachonda hasta límites extratosféricos. Luego de aliviada la necesidad, me pregunté el porqué si a mí me excitan las tetas pequeñas en otras mujeres, yo quiero tenerlas más grandes. Supongo que la razón puede ser no el hecho de que no me gusten las mías, sino el miedo a que no gusten a los demás. Que extraño es el ser humano.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Que desafío poner un título coherente a veces

Sigo quedando con la chica que conocí en octubre por internet, quedamos mas o menos cada 15 días, y nos tiramos dos horas echando unas cañas o tomando un té. La verdad es que con ella no me cuesta hablar, siempre encuentro algo que decir; claro que es fácil, porque ella habla muchiiiiiiisimo, y así si me quedo en blanco, sólo tengo que hacer comentarios sobre cosas que ella dice o seguir con el tema; por otra parte también me escucha cuando hablo y no me corta, como suele hacer la gente muy habladora.

Hemos hablado de casi todo, le he contado mi sueño de tener hijos y ese instinto que me atenaza, mi uso de métodos anticonceptivos no seguros, mi preocupacion por los dolores de cabeza, temas laborales, series, aficiones... aún quedan muchos por tratar, sobre todo los que son algo más profundos, pero se puede decir que me gusta hablar con ella, que es agradable y que me cae muy bien.

Le he cogido cariño, ¡que cojones!

Ella es muy sociable y sí que tiene más amigas y relaciones, por eso a veces me da un poco de vergüen reconocer que no tengo mas amigas y me he inventado alguna historieta, pero eso es un secreto entre yo y yo misma. Aunque recientemente me confesó que no había tenido demasiada suerte con las amistades y que se había llevado muchas decepciones. Yo también conté algunas de las veces que perdí amistades hace... varios años. No le dije que le tenía cariño ni nada de eso, ni ella tampoco a mí, pero nos miramos y nos reímos. Sentí un poco de vergüen hablando de eso, a pesar de las cañas que llevabamos encima y las máscaras que se me han ido cayendo ya.

Aparte de tomar cañas, también hemos ido a dar una vuelta de compras. Algo tan sencillo para una chica como decirle a otra que le queda bien la ropa, para mí es una sensación nueva. Y agradable.

Para mí es importante relacionarme con alguien agradable cara a cara, sino uno acaba escribiendo a 500ppm y tartamudeando al hablar. Me reconforta esta nueva ¿relación de amistad? que tengo.

 

Deep inside

Tras un tiempo practicando la marcha atrás sin percance alguno, este mes la cosa ha ido más allá, y estoy siendo inundada de semen en días supuestamente poco o no fértiles (pre menstruación, menstruación, postmenstruación...)

Antes él no quería hacerlo, y la cosa quedaba en algún chorrillo escapado antes de sacarla, pero estos días no tiene reparo alguno en correrse dentro con gran alborozo de ambos.

El placer va más allá de lo físico. El contacto de la piel es sumamente placentero, sí, el no tener que sacarla en el momento final también. El disparo de semen no siempre se nota, pero cuando se percibe, la sensación es indescriptible... aunque lo más gratificante es el placer emocional: sentir como me aprieta en esos momentos de eyaculación, cómo me abraza y me besa después, cómo se queda un ratito dentro hasta que aquello empieza a desbordarse y a poner el coche perdido... (creo que deberíamos ir cambiando las fundas).

Obviamente el hecho de pensar que alguno de esos veloces espermatozoides puede unirse a mi óvulo despistado que se libera antes o después del día habitual también me hace tener orgasmos emocionales.

El hecho de eyacular dentro de una persona me parece un acto de amor y de unión espiritual infinitamente hermoso, a pesar de lo que las películas porno nos hagan creer. Sólo lo hago con quien amo.

He de aclarar que no he recurrido a ninguna sibilina técnica como el abrazo de la muerte con las piernas o el falsear los días fértiles; él siempre ha sabido cuánto riesgo había (y que nunca es nulo). Mi única estratagema ha sido susurrar "fóllame fuerte y córrete dentro", pero no se puede considerar presión psicológica ante notario, creo.

Debe ser que se acerca la primavera.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres