Blogia
Paranoias de una friky

Sigo con mi afición de las pesas, y ya soy capaz de levantar el doble de peso que cuando empecé. Muahaha, soy poderosa y viril.

He descubierto que tengo una enfermedad que unida a mi fuerza suprema, me hace peligrosa: tengo trastorno disfórico premenstrual. Es como un síndrome premenstrual multiplicado por 100 donde predominan los síntomas psicológicos como depresión, ansiedad, etc, los días previos a la regla. Soy insoportable esos días, y haría bien en no salir a la calle ni hablar con nadie, pero el caso es que necesito que me abracen, me follen y me apretujen y no dejo a mi novio que se libre de mí esos días. El pobre tiene infinita paciencia, me compra chocolate y hace lo que puede, que no es mucho...

El tratamiento se puede decir que no existe: hormonas, antidepresivos y tranquilizantes, que en realidad es como matar moscas a cañonazos. A ver que me dice el médico, si no me convence lo que me dice o si me hace sentir como una histérica le arreo dos hostias que lo mando al centro de salud de la aldea del Arce.

El otro día agregué a una compañera que trabajó conmigo de azafata a las redes sociales, resulta que es modelo. Y ver todas sus fotos donde sale perfecta, me hundió un poco en la puerca miseria. Yo salgo haciendo el suznor con esta cara que Dios me dió. Lo más jodido de todo es que no puedo tenerle rabia, porque me cae bien la tía, encima es agradable. Los días que Fer ha ido a recogerme a trabajar y hemos estado hablando un rato con ella, tenía mucho miedo de que le gustara o luego se hiciera pajas pensando en ella, o que cuando cerrara los ojos al correrse se imaginara su cara y no la mía. Pero resulta que él piensa que tiene una cara extraña y que parece una escoba vestida. Y es sincero cuando habla de esas cosas, porque luego me dijo que hace poco se encontró a su amor platónico del colegio y que estaba muy guapa. Ya sería menos. No sé porqué es tan gilipollas de decirme esas cosas si sabe que me hacen daño. Aunque creo que tampoco prefiero que no diga nada, porque entonces yo me empiezo a imaginar que suspira mirando la foto de la orla e idealizando a esa fulana, y mi imaginación calenturienta imagina cosas mucho más graves que ver guapa a una zorra. Le pregunté si tenía las tetas grandes y me dijo que no se fijó en eso, que solo le miró la cara y que por ser guapa no quería decir que yo fuera fea o peor. Releo la linea anterior y me siento subnormal, porque cuando me entra esa furia celosil, entramos en un diálogo de besugos en el que mi rabia va dejando paso a la tristeza profunda, al llanto y a la vergüenza infinita. En mi defensa diré que ese día era presa de mi enfermedad. Aunque no puedo escudarme en eso para actuar como una demente. De todas formas recuerdo que en Estados Unidos absolvieron a una mujer de asesinato por padecer esa enfermedad.

Luego yo me masturbo pensando en estos hombres fallecidos recientemente y mi amado lo ve normal. Ya me gustaban de antes, pero el saber que estaban muertos me dio muchísimo más morbo:

(Ah, el gran Zyzz y el actor de Espartaco, DEP. Los cuerpos aún estarán calientes, como yo...)

 

Quisiera ser un robot, que pudiera controlar sus sentimientos. Y ser de acero forjado, inoxidable. Por dentro también.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Gema -

Ójala pudiera no sentirlos, aparte de poder llevar una vida de pareja más relajada y normal, eso me permitiría llevar a cabo prácticas sexuales que me gustaría probar sin ese freno que es ese terrible sentimiento.

De verdad que os admiro a los que no os sentís así.

Cavaradossi -

Nunca he entendido muy bien esto de los celos, supongo que porque jamás he concebido una relación en términos de posesión. Detesto el posesivo a la hora de referirlo a otra persona: "mi" mujer, "mi" chico, "mi" tal o "mi" pascual. Definitivamente no me gusta.

Un saludo, Gema. Como siempre, un placer leerte

Gema -

Es importante ir recto, desde luego! Pero más aún aceptarse como uno es: tengo las tetas pequeñas, es una característica y no un defecto, y ahí están. Están sanas y eso es lo más importante.

Besines!

Joan -

A lo mejor te ayuda una postura corporal adecuada...poner los hombros abajo y para atrás con la espalda recta hará que tus pechos parezcan mayores...Saca pecho valiente! :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Gema -

Yo no he notado cambios significativos en el pecho haciendo pectorales, tal vez algo más llenos por arriba, lo que da la apariencia de mayor firmeza. Y que ahora puedo moverlos! Es curioso.

Mis pies no son bonicos, Tiberio, pero intentaré fotografiarlos un día de estos. Salen corriendo siempre!

tiberio -

Lo del pechamen grande, hoy por hoy, es apechugar con prótesis de silicona.
El embarazo proporciona mayor turgencia al seno gracias al desarrollo de la glándula mamaria. lo que me hace pensar que por qué la endocrinología no se ha metido en el asuntillo de dotar a la glándula mamaria de mayor tamaño y turgencia para evitar las prótesis y combatir el efecto de la gravedad.

El aparato chino de marras, a mi entender, incide más en el desarrollo del pectoral, éste empuja más la glándula y, aparentemente, crece la breva.

Muchas mujeres culturistas al desarrollar masivamente los pectorales, con rutinas para hombres, se han jodido, hablando mal y pronto, el pechamen,(En términos estéticos hablo).

Antes de que seas víctima de la clitomegalia (es broma) ...¿ para cuando esos pinrelillos decorados?.

joan -

buena idea, Animo!!

Gema -

Ese vibrador tiene pinta de acabar provocando flaccidez senil, hay que evitar los movimientos bruscos. Lo que sí he probado ha sido un audio subliminal que supuestamente los hace crecer (total, estaba en internet y era gratis), pero nada. Tendré que preñarme para que crezcan.

JOan -

He leido en tu blog que te gustaría tener unos pechos ma grandes y cuando he visto este video http://www.youtube.com/watch?v=3cdfioRHbdg he pensado en ti, si lo pruebas sería interesante ver algun post tuyo comentando tu experiéncia. Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres